Futuro Cierto inició su primera campaña el 1ro de diciembre del año pasado (2015), abriendo cuentas en los bancos BHD-LEON,

RESERVAS, SCOTIABANK, POPULAR Y COOPCENTRAL, además de una cuenta en los Estados Unidos en el banco WELLS FARGO.

Si tomamos en cuenta que en el año 2013 el déficit de viviendas estaba en más de dos millones, en términos cualitativos, y que el estimado de aumento anual de ese déficit es de 55 mil viviendas, debemos tener claro entonces que no es posible esperar una solución ni a corto ni largo plazo, tratándose además de un problema que es casi tan antiguo como la propia República y que con el paso de los años se agrava.

 

Y que conste, que hasta en la Constitución de la República quedan comprometidos los gobiernos a resolverlo en razón de Derecho, cuando establece en su Artículo 59 que: Toda persona tiene derecho a una vivienda digna con servicios básicos esenciales. El Estado debe fijar las condiciones necesarias para hacer efectivo este derecho y promover planes de viviendas y asentamientos humanos de interés social. El acceso legal a la propiedad inmobiliaria titulada es una prioridad fundamental de las políticas públicas de promoción de vivienda.

Definitivamente, siendo un problema que hemos creado los dominicanos y dominicanas  — sea por las decisiones erradas de nuestros políticos, sea por la actitud ambiciosa de grupos económicos, o sea por nuestra desidia y por no enfrentar los problemas como pueblo–  el problema de la falta de viviendas dignas, salubres y seguras es hoy uno de los más graves en nuestro país.

Pero en la Fundación Futuro Cierto creemos que, así como hemos sido los dominicanos y dominicanas quienes hemos creado el problema, somos los dominicanos y dominicanas quienes podemos resolverlo, y ahora! comenzando ahora! Y que sea este esfuerzo por solucionar el problema de la vivienda la mejor enseñanza para demostrarnos a nosotros mismos que somos nosotros, como pueblo, los únicos que podemos resolver el resto de nuestros problemas.

 

El primer gran obstáculo para enfrentar la falta de viviendas es así mismo la falta de recursos para su construcción masiva. Situación reconocida hasta por el Papa Francisco, en su Encíclica Laudato Si, cuando dice: “La falta de viviendas es grave en muchas partes del mundo, tanto en las zonas rurales como en las grandes ciudades, porque los presupuestos estatales sólo pueden cubrir una pequeña parte de la demanda”. 

Así las cosas, y como cada dominicana y dominicano que nace ya trae una deuda que pagar al endeudamiento externo del país, creemos que asimismo (ayudado por sus padres) debe traer su aporte económico para la solución de un problema que éstos no crearon, pero cuyo compromiso de nuevo ciudadano, de nueva ciudadana, debe nacer con ellos, y crecer en conciencia con ellos y con este siglo.

 

Frente al gran obstáculo que significa la falta de recursos económicos nuestra Fundación hace las siguientes proposiciones a todo el pueblo dominicano.

  1. Proponemos que cada dominicano habitante actual en nuestro territorio, aporte de RD$50.00 en adelante, cada diciembre de cada año; y en tanto haga lo mismo cada dominicano en el extranjero aportando US$20.00 ó E$20.00, según el país donde se encuentre.

 

  1. Proponemos iniciar el primer proyecto de construcción de viviendas dignas colectivas en el barrio “El Caliche, de Villa Duarte”, barrio por demás pobre y hacinado, y que además sirva de modelo para los demás proyectos. En ese mismo sentido, enfocarnos paralelamente en soluciones similares hacia la provincia Elías Piña, la región más pobre de nuestro país.

 

 

  1. Proponemos que cada dominicano que será beneficiado con la construcción de su vivienda trabaje directamente, personalmente en su construcción, él, su mujer, su familia, porque suya y de su familia será su vivienda y la satisfacción de haber participado en su construcción con sus propias manos y esfuerzo familiar.

 

  1. Proponemos que el Estado Dominicano facilite las vías legales para llevar a cabo este proyecto, y participe en la medida de sus posibilidades y en la medida de su convencimiento del deber que cumple por mandato del pueblo. Ya el Presidente Danilo Medina ha declarado este año 2016 como “Año del Fomento a la Vivienda”, por lo que habíamos comenzado como una campaña de diciembre la vamos a extender durante todo este año.

 

  1. Proponemos que este proyecto se apoye en otros objetivos primordiales: el aprovechamiento consciente y buen manejo del agua, el saneamiento ambiental como conglomerado urbano en cada unidad construida, la prevención sanitaria colectiva, la educación integral y el uso de cada espacio aprovechable para la producción alimentaria.

 

  1. Reconocemos el valor del trabajo que numerosas instituciones en la República Dominicana han venido realizando orientados hacia los temas de vivienda, educación, ambiente, salud, etc., por lo que les invitaríamos a colaborar en la construcción de un mejor futuro para las comunidades marginadas de la República Dominicana.

 

  1. Proponemos que este proyecto no se detenga hasta que cada familia dominicana, en las ciudades o en los campos, posea una vivienda digna, segura y saludable.

 

  1. Y finalmente, proponemos, que este Siglo Veintiuno lo declaremos como EL SIGLO DE LA REDENCION DEL PUEBLO DOMINICANO, siglo en el que recuperemos nuestras calidades humanas de Condescendencia, Misericordia, Solidaridad, Amor por la Tierra, Amor al Trabajo y la Dignidad que nos han estafado a cambio de pobreza.

 

Sea ésta nuestra divisa de lucha y unidad en esta gran campaña:

El pueblo dominicano, en cadena de solidaridad y con la gracia de Dios, juntos podemos.

FUNDACIÓN FUTURO CIERTO