Gestionar la reorganización integral de asentamientos humanos en áreas marginadas del país para convertirlos en modelos de vecindarios comunitarios dignos, dotados de la infraestructura urbanística indispensable, priorizando el cuidado y protección del ambiente, promoviendo el crecimiento personal de sus moradores y el desarrollo sostenible de la comunidad.